adultez temprana

viernes, 5 de noviembre de 2010

Creatividad e inteligencia
Según Sternberg cada uno de los tres aspectos de la inteligencia cumple un papel importante en el desempeño creativo.
La perspicacia ayuda a definir un problema o verlo desde una nueva perspectiva. Las personas creativas muestran perspicacia especial de tres maneras:
1.       Recogen información pertinente al problema, con frecuencia información que nadie mas pensó en examinar.
2.       Ven las relaciones que hay entre partes de información en apariencia aisladas.
3.       Ven analogías entre un problema nuevo y uno que ya han solucionado.
Estas habilidades no surgen espontáneamente sino que se hacen más eficientes con la experiencia y el conocimiento.


Trabajo y educación: ¿Son obsoletos los papeles basados en la edad?
En las sociedades industrializadas, la estructura vital tradicional esta diferenciada por la edad.
Los jóvenes son estudiantes; los adultos jóvenes y en la adultez intermedia son trabajadores, los adultos mayores organizan su vida alrededor de la jubilación y el tiempo libre.
Según Riley, los papeles diferenciados por la edad son los restos de una época cuando la vida era más corta y las instituciones sociales menos diversas. Dedicándose a un aspecto de la vida cada vez, las personas no disfrutan cada periodo como deberían y quizá no se preparan adecuadamente para la siguiente fase.
El creciente número de ancianos puede contribuir a la sociedad, pero las oportunidades para recompensar y utilizar sus habilidades son inadecuadas.
En una sociedad integrada por la edad, los diversos tipos de papeles, aprendizaje, trabajo y juego, estarían abiertos a los adultos de todas las edades. Podrían intercalarse periodos de educación, trabajo y tiempo libre durante toda la vida. El mundo actual parece avanzar en esa dirección. Los estudiantes universitarios cursan programas de estudio y trabajo o “recesos” periódicos antes de continuar su educación. Los adultos maduros toman clases nocturnas o dedican tiempo de trabajo a actividades de interés especial. Las personas se jubilan más temprano o más tarde que en el pasado, o no se jubilan. Los jubilados dedican tiempo a estudiar o a una nueva línea de trabajo.
A medida que surge la “integración por edad”, las multitudes futuras pueden tener experiencias y actitudes muy diferentes.
                  

Trabajo y desarrollo cognitivo
El trabajo puede influir en el funcionamiento cognitivo futuro. Ciertos tipos de trabajo incrementan las habilidades cognitivas. Las personas que tienen un trabajo complejo, trabajo que exige criterio y pensamiento independiente, tienden a ser pensadores más flexibles. A su vez, el pensamiento flexible incrementa la capacidad de realizar trabajos complejos. Gracias a este ciclo acumulativo de experiencia, y al conocimiento que se deriva de él, a medida que envejecen las personas comprometidas profundamente en trabajos complejos tienden a mostrar un mayor desempeño cognitivo en relación con sus pares.
Se ha estimado que una tercera parte de la varianza individual de los cambios de habilidad cognitiva debidos a la edad pueden ser atribuibles a factores como educación, ocupación y condición socioeconómica. En consecuencia, si el trabajo fuera mucho más significativo y desafiante, muchos más adultos podrían mantener y mejorar sus habilidades cognitivas.
Los adultos pueden afectar su desarrollo cognitivo futuro a través de las elecciones ocupacionales que llevan a acabo. Aquellos que buscan oportunidades más estimulantes, en campos nuevos o en expansión, tienen probabilidad de mantenerse mentalmente fuertes.


Desarrollo psicosocial en la edad adulta intermedia

Cambios en la edad adulta intermedia: enfoques teóricos clásicos
Desde la perspectiva psicosocial, en cierta época se creyó que la edad adulta intermedia era un periodo relativamente inalterable.
Freud, creía que la psicoterapia  era innecesaria en personas mayores de 50 años porque estaba convencido de que la personalidad está formada para siempre a esa edad y los procesos mentales son demasiado inflexibles.
Por el contrario, los humanistas como Abraham Maslow y Carl Rogers vieron en la edad adulta intermedia una oportunidad de cambio positivo. Según Maslow, la autorrealización solo puede llegar con la madurez. Rogers, sostuvo que el funcionamiento humano es un proceso constante de armonización del yo con la experiencia durante toda la vida.

            

Los investigadores estudian tres tipos de cambio en el desarrollo: cambios relacionados con las necesidades de madurez o tareas que todos los seres humanos experimentan en épocas particulares de vida, cambios relacionados con los papeles respaldados culturalmente o con eventos históricos que afectan una población particular y cambios relacionados con las experiencias insólitas o con la ocurrencia no oportuna de los eventos de la vida. Las teorías clásicas que abordan estos tres tipos  de cambios son los modelos de crisis normativa y el modelo de ocurrencia oportuna de eventos. Las teorías de crisis normativa generalmente proponen etapas de desarrollo relacionadas con la madurez, que pueden estar limitadas a multitudes y culturas particulares estudiadas por los teóricos. El modelo de ocurrencia oportuna de eventos se centra en el cambio no habitual o no normativo.

Carl C. Jung: individualización y trascendencia
Carl Jung, primer teórico importante sobre el desarrollo adulto, sostuvo que el desarrollo saludable de la edad adulta intermedia explica la individualización; el surgimiento del verdadero yo gracias al equilibrio o la integración de partes de la personalidad en conflicto, incluidas aquellas que habían sido olvidadas antes.
En la edad adulta intermedia, las personas cambian su preocupación por el yo espiritual e interior y tanto hombres como mujeres buscan la “unión de los contrarios” expresando los aspectos que no habían sido “reconocidos” hasta entonces.
Dos tareas necesarias pero difíciles de la edad adulta intermedia son renunciar a la imagen juvenil y reconocer el carácter mortal del hombre. Según Jung, reconocer el carácter mortal del hombre: exige una búsqueda del sentido dentro del yo.

Erik Erikson: generatividad frente a estancamiento
Erikson planteo que los años cercanos a los 40 son la época en que las personas van hacia su séptima “crisis normativa”: generatividad frente a estancamiento. Generatividad, según la definió Erikson, es la preocupación de los adultos maduros por encaminar y guiar a la generación siguiente, y perpetuarse uno mismo a través de la influencia en quienes le siguen. Previendo la declinación de su existencia, las personas sienten la necesidad de dejar un legado para seguir participando en la vida. Las personas que no encuentran una salida a la generatividad se tornan ensimismadas, desenfrenadas o se estancan.
                      

Ocurrencia oportuna de eventos: reloj social
Según el modelo de ocurrencia oportuna de eventos, el desarrollo de la personalidad adulta depende de menos de la edad que delos eventos de la vida. Para las multitudes representadas por los primeros estudios de crisis normativa, la ocurrencia oportuna de eventos importantes como matrimonio, jubilación y nacimiento de los hijos y nietos podía predecirse con facilidad. Los estilos de vida actual son más diversos, “los relojes sociales” de las personas marchan a diferentes ritmos y el “ciclo de vida fluido” ha borrado las fronteras de la edad adulta intermedia.    

¿Existe la crisis de la edad adulta intermedia?
Con frecuencia, los cambios en la personalidad y el estilo de vida entro los 40 y 45 años de edad se atribuyen a la crisis de la edad adulta intermedia o crisis de los 40, periodo supuestamente estresante que se inicia con la revisión y revaluación de la vida de cada persona.
La crisis de la edad adulta intermedia fue conceptualizada como crisis de identidad, y se denomino la segunda adolescencia.
Muchas personas descubren que no pudieron cumplir los sueños de su juventud o que su cumplimiento no ha traído la satis
facción  que esperaban. Saben que si desean cambiar de rumbo, deben actuar con rapidez. Levinson sostuvo que la perturbación de la edad adulta intermedia es inevitable porque las personas luchan con la necesidad de reestructurar sus vidas.


Susan Krauss Whitbourne: estilos de identidad
Whitbourne ve la identidad como “un esquema de organización a través de la cual se interpretan las experiencias individuales. La identidad está conformada por percepciones acumuladas de sí mismo, conscientes e inconscientes. Los rasgos de personalidad percibidos, las características físicas y las habilidades cognitivas se incorporan en el esquema de identidad. Estas autopercepciones se confirman continuamente o se revisan como respuesta a la información de entrada, proveniente de las relaciones intimas, situaciones laborales, actividades comunitarias u otras experiencias.
 
                                         

Las personas experimentan sus interacciones con el entorno mediante dos procesos permanentes: asimilación de la identidad y acomodación de la identidad. La asimilación de la identidad es un intento por encajar nuevas experiencias en el esquema existente; la acomodación de la identidad es el ajuste del esquema para acomodar la nueva experiencia. La asimilación de la identidad tiende a mantener la continuidad; la acomodación de la identidad tiende a originar el cambio necesario.

Carol Ryff: aspectos diversos del bienestar
Carol Ryff y sus colegas, basados en diversos teóricos que van desde Erikson hasta Maslow, han desarrolldo un modelo multifacético que incluye seis aspectos del bienestar y una escala de autorreporte para medirlos. Los seis aspectos son: autoaceptación, relaciones positivas con los demás, autonomía, dominio del entorno, propósito en la vida y crecimiento personal. Según Ryff, las personas saludables psicológicamente tienen actitudes positivas hacia los demás y hacia sí mismos, toman sus propias decisiones, regulan su comportamiento, escogen o forman ambientes compatibles con sus necesidades, tienen metas que dan significado a sus vidas y se esfuerzan por explorar y desarrollarse tanto como sea posible.  
               

                                                                                         Identidad de género
Algunos científicos sociales atribuyen este desarrollo a cambios hormonales en la edad adulta intermedia. Jung lo juzgó como parte de los procesos de individualización o equilibrio de la personalidad. El psicólogo David Gutmann, argumenta que los papeles de género tradicionales evolucionaron para garantizar la seguridad y el bienestar de los hijos en crecimiento. La madre debe ser la cuidadora, el padre el proveedor. Terminada la crianza activa, no hay un equilibrio sino una inversión de papeles de género: los hombres, libres para explorar su lado “femenino” represado, se tornan más pasivos; las mujeres son más dominantes e independientes.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada